Lógica Matemática: O Paradoxo de Russell